Seguidores

lunes, 4 de abril de 2011

EL LORO DEL PELUQUERO

Cuando la vecina pasaba, el loro del peluquero siempre le gritaba sin piedad:
- Buen día, puta!
Hasta que un día ella no aguantó más y reclamó airadamente al peluquero, y como modo de castigar al loro por su mala conducta, lo pintó de negro. Al día siguiente ella pasó por la peluquería y el loro, ahora pintado de negro, no dijo absolutamente nada.
La mujer, triunfante, lo provocó:
- Ahora estás calladito, no?
A lo que el loro , con aire de olímpico desprecio, respondió:
- Cuando estoy de smoking no hablo con putas

9 comentarios:

Fer dijo...

Ja ja ja !!!. Buena respuesta lorito. :DD

Alcudia de Veo dijo...

Bien por el loro, le gusta guardar las distancias.

José dijo...

Jajajajaja, muy bien, de smoking discreta elegancia, jajajajaja.

Toupeiro dijo...

Normal, todavía hay clases.

la MaLquEridA dijo...

Jajajajaja ¡Tómala barbón o barbona mejor dicho jajaja.

elena dijo...

En mi calle había un loro que también gritaba ¡¡¡ puuutaa !!! a todo el que pasara por delante. Especialmente a las ancianas...hablaba muy bien, pero de vista no iba muy sobrado.

Julio-jagdo dijo...

jejeje, muy bueno.
Hay que tener cuidado con lo que se enseña a los loros.

caarsa dijo...

@ tod@s creo que lo mejor es no tener un loro , que luego todo son problemas , gracias por pasar y comentar

Elvis dijo...

Ya se sabe, quien se ofende... es por algo.
Abrazo.